Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia. Al continuar navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y obtener más información.

Identifícate con
Iniciar Sesión
¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce tu dirección de email para recibir tu contraseña.

Al igual que cualquier otra cosa que quieras mantener en buenas condiciones, la piel necesita estar limpia para estar espléndida. Durante el día estás expuesta a polvo y a suciedad medioambiental cuyos restos quedan adheridos a la piel. Por la noche la piel continua con sus funciones orgánicas y segrega sebo. Limpiar tu piel elimina las secreciones sebáceas para hacer que tu piel esté más receptiva a los tratamientos cosméticos de belleza.

El agua no puede disolver por sí sola la grasa que hay en tu piel, lo que significa que tampoco se puede eliminar el sebo ni el resto de cremas o maquillaje solamente con agua.

Debes usar un limpiador facial en crema que no contenga alcohol. El cuidado diario debe incluir mucha hidratación con protección solar y el tratamiento de noche debe equilibrar la hidratación de la piel.

Es muy importante que si tienes la piel grasa la limpies con frecuencia. Lo ideal es que uses una espuma limpiadora o un gel y combinarlo con un tónico.Usa una loción hidratante de textura ligera que matifique y perfeccione los poros.

Hay muchos tipos de tratamientos del contorno de ojos y pueden tener un modo de uso distinto. Cualquiera que sea el producto que utilices, debes leer las instrucciones de uso antes de aplicarlo. Generalmente las cremas para el contorno de ojos deben usarse con el rostro limpio y antes de usar el serum y la crema hidratante. Utiliza tu dedo índice con una cantidad de crema del tamaño de un guisante para ambos ojos. Aplica mediante pequeños toques hasta que se absorba. Nunca tires de la piel en esa zona porque es especialmente delicada y evita la zona de la línea de las pestañas para evitar que la crema entre en los ojos.

Dependiendo de la intensidad y el tipo de exfoliante-peeling puedes usarlo todos los días o una o dos veces por semana. De todas maneras siempre es importante seguir las instrucciones de uso que vienen con el producto.Los peelings y exfoliantes eliminan de una manera muy efectiva la suciedad y las células muertas mejorando la piel haciendo que ésta tenga después un aspecto más luminoso además de ayudar a que los tratamientos de belleza se absorban mejor. Utilizar un peeling regularmente es beneficioso para la piel exceptuando aquellas pieles muy sensibles.

Durante el día tu piel necesita hidratación y protección para evitar el deterioro que producen los rayos ultravioletas, que provocan el envejecimiento prematuro de la piel. Una buena crema de día debe llevar al menos una protección solar SPF 15.Durante la noche tu piel tienen necesidades distintas. Necesita otros elementos de defensa, por ejemplo vitaminas, minerales e ingredientes anti-envejecimiento para regenerarse.

Las cremas con protección solar no filtran la totalidad de los rayos UVA/UVB por muy alto que sea el índice de protección. Es fundamental que los filtros solares abarquen un amplio espectro de protección contra las radiaciones abrasivas (UVB) y las radiaciones que provocan el envejecimiento de la piel (UVA). Como no es posible bloquear la totalidad de las radiaciones, siempre te broncearás, aunque sea mínimamente cuando te expones al sol usando filtros solares. Durante la exposición al sol, incluso con protección solar se produce inevitablemente envejecimiento cutáneo. El propósito de usar protección solar es minimizar el daño lo máximo posible.

Al igual que nuestro cuerpo, la piel tienen necesidades cambiantes en función de las estaciones. En verano, la piel no necesita tanta hidratación como en invierno y necesita más protección. Por el contrario en invierno las necesidades se invierten. La piel se vuelve más seca y necesita mayor hidratación.

Incluso si eres muy constante con tus rutinas de cuidado de la piel, algunas veces experimentarás que necesitas un cuidado extra. Por ejemplo, si estás alrededor de los treinta años y ya empiezas a mostrar los primeros signos de envejecimiento de la piel, notas un exceso de pigmentación, primeras líneas de expresión o decaimiento de la zona de los ojos puedes empezar a usar los tratamientos de la línea ANEW Clinical.

El tónico puede ayudar a eliminar los restos de impurezas que quedan en tu piel después de haber usado el tónico, de esta manera el cutis está en excelentes condiciones de absorber el tratamiento hidratante.

Pruébalos y verás los resultados. ANEW utiliza tecnología punta con resultados probados e ingredientes de acción rápida que hacen que empieces a notar la mejora en tu piel en muy poco tiempo.

Usa productos poco agresivos y con ingredientes calmantes, sin alcohol ni fragancias y que no estimulen la circulación de la zona.

Nunca es demasiado pronto para empezar a proteger tu piel del envejecimiento cutáneo. Cuando eres joven, lo mejor que puedes hacer es usar protección solar para evitar las radiaciones solares que deterioran y envejecen la piel. A partir de los 25 años en adelante debes empezar a usar productos anti-edad para prevenir el envejecimiento prematuro. El uso diario de productos específicos anti-envejecimiento en tu rutina diaria, que incluya un limpiador, crema de día y de noche además de un contorno de ojos, será muy beneficioso para que tu piel permanezca joven durante más años.

Comparte
© Copyright AVON 2014.